martes, 15 de mayo de 2007

La Interpretación jurada

Como ya hablamos en dos artículos sobre la Traducción jurada y jurídica, me gustaría hablar sobre la Interpretación jurada. Para mí, una profesión muy interesante.

He decidido hablar sobre este tema porque, por razones de falta de profesores (hecho por desgracia común en mi querida universidad, entre otros motivos porque el mío es el segundo año que tenemos 5º de carrera), hemos tenido que cursas la asignatura Traducción ante los servicios públicos como un seminario de dos semanas. Para tal asignatura, ha tenido que venir una intérprete desde Málaga, intérprete jurada de la Audiencia Provincial de Málaga, francés e inglés. Y lo cierto es que, tras contarnos sus experiencias y un poco cómo se desarrolla la profesión, me quedé “enamorada” y si valgo para ello, me gustaría ser intérprete jurada.

La Interpretación jurada es más complicada que la traducción, pues es oral y sobre todo, inmediata. Con inmediata quiero decir que los jueces no se caracterizan por su paciencia, es normal si tenemos en cuenta que tienen varios juicios y no quieren perder el tiempo. Es una profesión delicada, NO PODEMOS INVENTAR NADA, si no estamos seguros de una cosa, es mejor obviarla, si es relevante, ya se volverá a sacar en algún momento. La terminología es difícil, pero una vez asimilada, sale automáticamente. Los cambios de registros son muy frecuentes, es obvio que un delincuente común no va a hablar igual que un juez o un abogado. Hay que tener sangre fría, pues un intérprete jurado no sólo trabaja en un tribunal, sino también en las ruedas de reconocimiento y en los reconocimientos médicos.

A mí me parece una profesión interesante, llena de emociones (buenas y malas), en las que no podemos involucrarnos. Hay que ser fiel al original, sin ponerse de parte de nadie (incluso si somos contratados por un agente privado).

Yo, si puedo, me gustaría dedicarme a eso.

Vanessa

13 comentarios:

P. Bayle dijo...

"si no estamos seguros de una cosa, es mejor obviarla, si es relevante, ya se volverá a sacar en algún momento"

No soy intérprete, pero esa afirmación tuya me parece muy mala política. Lo mejor, si no entiendes algo, es pedirle al acusado o al abogado o a quien sea, que te expliquen lo que quieren decir para que lo puedas verter al idioma al que traduces.

Si yo hiciera lo que propones en mis traducciones escritas, sería un desastre. Yo tengo el recurso de preguntarle al cliente. Y tú también.

Un cordial saludo,

P.

Vane dijo...

No me has entendido. Desde luego que hay que preguntarselo, pero a veces los jueces no son tan pacientes. lo que yo qiería decir es que estos casos es mejor callarse que decir una burrada, tenemos vidas entre nuestras manos.

Vane dijo...

Desde luego que en las traducciones no se hace. Llevo 5 años estudiando traducción y aunque no sea experta, no soy tan despistada

p. bayle dijo...

Pero tú, que trabajas para el tribunal, tienes la obligación de decir exactamente lo que dicen todas las partes, incluido el juez...

P.

Vane dijo...

desde luego, pero a veces es imposible. ¿Has interpretado alguna vez? La memoria falla, y no tienes tiempo para tomar notas, la mayoría de las veces tienes que hacer chuchotage. Claro que tienes que decir exactamente lo se dice, sobre todo en esta interpretación, pero errar es de humanos... por eso es mejor no decir lo que no sabemos a 100%, sino podrías cometer un fatal error.

p. bayle dijo...

Sí he interpretado alguna vez, Vane, y con dos problemas añadidos a la simple interpretación: teléfono y datos técnicos. Y antes de decir una burrada prefería preguntar, no callármelo, eso es todo.

John Doe dijo...

Información completa al respecto:

http://www.apeti.org.es/html/ij_info.htm
http://www.apeti.org.es/html/ij_serv.htm
http://www.apeti.org.es/html/ij_pmf.htm

... y un consejo:

"A little learning is a dangerous thing; drink deep, or taste not the Pierian spring: there shallow draughts intoxicate the brain, and drinking largely sobers us again."

Vane dijo...

Me parece muy bien. Lo que no me ha parecido tan bien es que no me entendieras. Pq sí que hay que preguntar desde luego.
No añadiré nada más. no hay nada más que añadir. Lo importante es que no metamos en chirona a un inocente ni que digamos nada malo.
Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Me parece muy valiente lo que haces Vanesa. No sé cuantos años tienes, pero a mí también me gustaría dedicarme a la interpratación/traducción jurada o jurídica (aunque no sea lo mismo). Espero que pueda leer algún artículo más de vuestro Blog; éste me ha parecido interesante... aunque (espero que puedas aceptar críticas) un poco corto y personal y sin información docente. Un saludo. Dirk.

Anónimo dijo...

Interesante blog.
Una pregunta sobre traducción jurada.
Si se parte de un original defectuoso, por ejemplo, escrito con faltas de ortografía, mala sintaxis, falta de puntuación, falta de signos, etc. Cómo debe ser la traducción a otra lengua? Debe puntuar correctamente? Y los giros sintácticos?
Un saludo, gracias.

Olli Carreira dijo...

En primer lugar, hemos de partir del hecho de que no es usual encontrar textos de ese tipo. Por lo general, los textos a traducir son, por decirlo así, "correctos". Si se da este caso, hay que comprobar si estas incorrecciones son un error o son algo premeditado (en cuyo caso habrá que traducirlas). Si no es así, hay que corregirlas, supongo que primero en la lengua de origen, y a continuación, traducir el original corregido a la lengua de destino.

Eugenia Arrés dijo...

Hola chicos.
En caso de encontrar un original defectuoso o mal redactado (que suele ocurriri en algunos casos, sobre todo en países que redactan documentos oficiales en lenguas no oficiales, como la India, por ejemplo):
1) Anotar los posibles errores y preguntar al cliente siempre que se pueda. Las decisiciones en estos casos hay que tomarlas sobre seguro, y no sólo en este tipo de traducciones. A menudo, al traducir, encontramos pequeños errores como, por ejemplo, cifras imposibles, faltas de ortografía que generan confusión, etc., y es bueno confirmar que uno va a realizar modificaciones sobre el texto original.
2) Mi opinión es que el texto original nunca se debe modificar y menos en estos casos. Tened en cuenta que son documentos oficiales y se firmaron tal cual. Si creéis que hay una errata, comentadla al cliente, pero mantened el original intacto.

En definitiva, sabéis las licencias sintácticas que os podéis permitir como traductores. Ahora bien, para cambios mayores es importante preguntar al cliente e indicar, en caso de error mayor, vuestra traducción, con una anotación entre corchetes de lo que decía realmente el inglés. Quizá se os ocurran más sugerencias.

Un abrazo,
Eu

Vane dijo...

Bueno! Aquí estoy!

Perdón por tardar tanto en leer este mensaje, pero es que ando algo liadilla, y sobre todo con la asignatura de traducción jurada, jeje!

En fin, a mí me aprendieron a que, si un texto está mal, primera preguntar al cliente, y en todo caso anotarlo en una nota al final de la traducción o a pie de página, eso es personal (yo las pongo todas al final).

Al tratarse de textos sumamente importantes, tienes que dejar anotado todas las irregularidades del texto origen. Eso sí, si ves que la falta de ortografía aparece en una palabra "poco importante" (que no sea nombre de una persona, empresa, su dni, etc.) y que sería lo que comunmente llamamos erratas, no hace falta que lo hagas constar.

Todo lo que sean manchas, resguños, tachaduras que estuviesen en el original cuando te llegó, anótalo.

Un consejo, haz una copia del original para trabajar con él, para evitar incidentes... ya me entiendes. Hay que tener cuidado con esos documentos.

Para más información agrega mi correo: ana_vanessa_cg@hotmail.comm

Un saludo.